¿Puedo montar un negocio de alimentación desde casa?

Son frecuentes las consultas que recibimos sobre si es posible preparar alimentos en casa y venderlos en pastelerías, bares, a domicilio o por internet.

Generalmente se trata de personas con muy buena mano para la cocina a las que sus familiares y amigos animan a hacer de su afición su profesión y ante el riesgo que supone  empezar un negocio, prefieren ser prudentes, iniciarse en casa e ir valorando si tiene éxito.

En muchos casos, se tiende a tratar el negocio del mismo modo que el que tiene habilidad para hacer bufandas, tazas o cuadernos y los vende en una tienda o a un particular. Estamos elaborando alimentos, con el riesgo que ello conlleva. Por lo que no es suficiente con que el alimento esté rico y guste, es necesario que garanticemos que no son un riesgo para las personas que lo consuman. Al cliente se le debe dar la confianza de que se trata de un alimento seguro.

Debe cumplirse la misma legislación higiénico-sanitaria que cumplirá cualquier tipo de empresa alimentaria.

Cuatro son los principales aspectos a considerar:

1. INSTALACIONES:

La vivienda, deberá cumplir con los mismos requisitos que se exigen a las instalaciones alimentarias y esto no siempre es viable. El principal riesgo que existe es el de la contaminación cruzada. Algunos de los puntos en los que las viviendas no suelen adaptarse son:

  •   Lavamanos de accionamiento no manual.
  •   Aseo y vestuarios separados de la zona de elaboración (cocina) de manera que se evite pasar por ella con la ropa de calle.
  •   Materiales con superficies lisas y fácil de lavar y desinfectar, que eviten que se acumule suciedad (esto incluye puertas, techos, suelos, paredes,…)
  •   Equipos de frio adecuados y que garanticen que el alimento se encuentra a temperaturas seguras. Deben disponer de termómetro para su control.
  •   Iluminación protegida.
  •   Separación de alimentos crudos y elaborados.
  •   En la zona de manipulación de alimentos no deben elaborarse ni almacenarse simultáneamente alimentos que pertenecen a la actividad y alimentos de uso “casero”.
  •   Cuarto de basuras separado.

2. REGISTRO SANITARIO

Si el alimento está destinado a empresas, nuestro negocio deberá estar inscrito en el Registro General Sanitario de Alimentos.

El hacer galletas o tartas en casa para venderlos en pastelerías o elaborar unos aperitivos en nuestra vivienda para servir un catering en una reunión de empresa, necesita un registro sanitario y la empresa a la que proveemos debiera de pedírnoslo para asegurarse que nuestros alimentos están controlados y sus clientes no van a sufrir una intoxicación.

Si los alimentos están destinados al consumidor final, bien porque se suministren on-line o a domicilio, no necesitan de un registro sanitario, aunque si precisan de una autorización sanitaria.

3. IMPLANTACIÓN DE UN SISTEMA DE AUTOCONTROL

Toda empresa alimentaria, independientemente del sector, debe disponer de un sistema de autocontrol que garantice la seguridad de sus alimentos. El cumplimiento de este requisito, permite controlar todos los aspectos que pueden contaminar los alimentos, ya que engloba: La formación de los manipuladores, el control del agua, las plagas, el agua, la limpieza de las instalaciones, alérgenos,…

4. ETIQUETADO

Si los alimentos se venden envasados, estos deberán cumplir con la ley de etiquetado, indicándose: Denominación, fechas de caducidad o de consumo preferente, lote, indicación de los alérgenos, información nutricional,…


El cumplimiento de estos aspectos, nos garantiza que el emprendedor prioriza la salud por encima de cualquier otro aspecto. Si no se controla la contaminación que pueden tener los alimentos, el riesgo a padecer una intoxicación aumenta, por lo que, para cumplir los requisitos indicados, lejos de pensar en sanciones y multas por parte de sanidad, debemos de pensar conseguir que nuestros alimentos sean seguros y que los clientes disfruten del alimento que con tanta ilusión se ha elaborado.

Vemos por lo tanto, que tener el negocio de alimentación en casa, a veces no es posible y otras, será imprescindible realizar una inversión, tanto en obras en la vivienda como en trámites y asesoramiento para cumplir con la legislación.

¿Cuál es tu experiencia intentando legalizar tu negocio de alimentación en casa? ¿Con qué trabas te has encontrado? ¿Lo conseguiste? Comentanoslo orientarás a otras personas  con tu experiencia.¿Tienes alguna idea de negocio de alimentación en casa y no sabes qué necesitas? Cuéntanoslo y veremos la viabilidad.

 

Comentar